#MeAcuerdo del olor de un libro

Me acuerdo del olor de uno de los primeros libros que leí: Colmillo blanco. Tenía un olor que me recordaba mucho al olor del cereal que acostumbraba desayunar por aquellos días. Algo de lo que me motivaba a leer el libro era a sensación de ir en la nieve sobre un trineo jalado por perros y el olor. De niño, creía que así olía la nieve.









Cuando falta lo más importante

Como en muchos otros momentos de la vida, tenía hambre cuando todo empezó. Además, estaba solo en casa. Así que un delicioso platillo preparado por alguna de mis roomies no era una opción, aunque sé que me habrían preparado algo con gusto. Tenía que arreglármelas yo solo y rápido, porque el hambre llegó como un terremoto o un huracán capaz de derrumbar todo a su paso. Pero yo estaba decidido a no dejarme derrumbar por el hambre. Haría lo que mejor sé hacer para sobrevivir a una situación de tal naturaleza: un sándwich de jamón.

Cuando esta idea pasó por mi mente, lo que llegó como un terremoto o un huracán capaz de derrumbar todo a su paso fue el antojo. Esa punzada en la mandíbula que me hizo salivar ante la posibilidad de comer nada más ni nada menos que un delicioso sándwich de jamón, elaborado con mis propias manos. Bajé las escaleras con la fuerza y la velocidad del huracán que era mi antojo. Saqué el pan y le unté mayonesa y mostaza, del refrigerador saqué el queso que debía fundirse en mi delicioso sándwich después de unos minutos expuesto al calor del horno de microondas. Jalapeño, un poco de jitomate y ¿por qué no? lechuga. Sólo faltaba el jamón. Abrí la puerta del refrigerador y, luego, con un veloz movimiento abrí el cajón donde se guarda el jamón. Pero el jamón no estaba. Patidifuso y confundido ante tal atrocidad, llevé mis manos a mi cara, como un terremoto o un huracán capaz de derrumbar todo a su paso llegó el llanto y desgarré mis ropas. Una vez más cometí el mismo error: di por hecho que había para mí, a mi disposición, algo de lo que no me había ocupado.

¿Cuántas veces me ha pasado? Pensar que algo o alguien está ahí para mí, sin importar lo que yo haga. No, Tonnybeth, no. Si quieres jamón para tu delicioso sándwich, debes preocuparte de que haya jamón, porque éste no aparece mágicamente. Si quieres que alguien esté en tu vida, debes preocuparte por ese alguien, cuidar sus sentimientos tanto como te sea posible, ser considerado. En pocas palabras, debes mostrar que quieres a esa persona (o a esas personas) en tu vida. Curiosos fueron los pensamientos que llegaron a mi mente como un terremoto o un huracán capaz de derrumbar todo a su paso cuando esto me pasó. La lección la he aprendido, pero ¿seré capaz de ponerla en práctica? Es pero que sí. El jamón pude comprarlo en la tiendita de la esquina después de enjugar mis lágrimas y cambiar mis desgarradas ropas por unas en buen estado. Pero hay asuntos que no son tan fáciles de resolver. Hay que tener cuidado.

Regla No. 32


Muestra interés.








¡Volamos a Panem!


Queridos lectores, les anuncio que tengo el honor de pilotar un vuelo a Panem durante #LaVueltaAlMundoConBooktube junto a mi copiloto Marco Ornelas del blog Viviendo en Papel.

Si se preguntan cómo participar aquí les daré toda la información. Desde el domingo 2 de julio hasta el miércoles 5 de julio deben leer o releer algúna novela distópica o utópica, si quieren pueden leer más de una y combinarlas de cualquier forma (dos o más distopías, dos o más utopías o combinar utopías y distopías). Este es el primer paso.

El segundo paso es compartir contenido sobre el o los libros que eligieron en alguna red social usando el hashtag #LaVueltaAlMundoConBookTube y etiquetando las cuentas oficiales de Juegos & Retos BookTube. Pueden subir una foto a Instagram, una reflexión o reseña en un post de Facebook o de su blog, compartir su cita favorita en Twitter o hacer un vídeo hablando de su libro en YouTube. Tienen hasta el 5 de julio, recuérdenlo. ¡Y recuerden también usar el hashtag!

El tercer paso es hacer oficial tu participación compartiendo el enlace al contenido que compartiste en la página oficial del vuelo. No olvides poner la foto de tu pasaporte de lector. Si aún no lo tienes puedes enviar un tweet a @RetosBookTube para que lo hagan lo más pronto posible o buscarlo aquí. Habrá sorteos y premios para los participantes durante los días que dura el vuelo. Les dejo una foto para que sepan cómo hacerlo. En este caso Pau del canal Literary Compass comparte su pasaporte y un enlace al vídeo de YouTube con el que participa en el vuelo.



Así de fácil. Sólo asegúrense de tener su pasaporte, compartir contenido en sus redes de la distopía o la utopía de su elección y compartir el enlace de su contenido en la página oficial del vuelo. Si tienen dudas, dejen un comentario y estaré al pendeiente para contestar tan pronto como sea posible.

¡Saudos a todos! ¡Y nos vemos a bordo!